Alguien se ha puesto a pensar y eso es bueno. Sobre todo, en estos tiempos y la verdad es que cuando pasan cosas como estas la alegría que siente aquel que escribe es inmensa. Porque los textos pueden ser buenos o no tanto, quizá hasta olvidables del todo. Lo cierto es que algunas cosas que se imprimen quizá como debatiendo contra los silencios no han sido del todo tan opacas, magras, cansinas o efìmeras letras.

De ahí mi clara intención de viajar hasta Buena Parada esa necesidad que siente el alma por cruzar el potrero y llegar hasta el corazón del barrio del matadero. Desde ahí una iniciativa. La mente de Cristian Neculman enfocada en generar un espacio digital «REVISTA PUENTES DE LA COMARCA».De ahí sus horas y su dedicación y ahora la declaración de interés municipal de su idea. Qué bueno eso. Que bien por aquellos que pensaron en el trabajo de tanta gente . Sobre todo en quienes tienen algo para decir y contar.

No hay mayor orgullo que saber que se comparte una idea y que la misma funciona. Que no navega “al garete” sino que más bien tiene un norte y es el de generar más lectores para sumar mas voluntades a esta pasión que es la lectura. Desandar los textos. Viajar imaginariamente subido al tren de los fragmentos, para luego marcharse despacio al universo de los recuerdos, partir cuando llegue la hora, desandar las calles impresas de letras, saludar a todos con algunos trazos, como escribiendo…

Dirá la historia alguna vez que hubo una idea y que pudo lograr la trascendencia. Una suerte  de viento de esperanza, participativo, didáctico abrazando a la actualidad que nos oprime y en unos garabatos hechos por los mas “purretes” pensar en ser una especie de plataforma para que se generen mejores pensamientos…