Para Nación Escriba por Carlos Aguilar

El voto conservador de que Gutiérrez ganara la elección no es una novedad. Si las encuestas daban casi paridad antes de la contienda, era una radiografía difusa. Los electores de Neuquén principalmente son patagónicos y eso los convierte en conservadores. Todos sabían que Gutiérrez se impondría más allá de los 15 puntos.

Desde 1962 gobierna el MPN, si eso es ser conservador que alguien me diga lo contrario. Además, aceitado el proceso provincial interno continua con la igual cantidad de votos cautivos como lo es desde el 2003 (eso que utilizaron urnas electrónicas toda una novedad).

El 40 % sigue manteniendo su voto a favor de quienes, como partido, lideran Neuquén, la provincia más rica del mapa nacional¿Porque cambiar?  Eso no se preguntan los mayores, quienes son los depositarios de la confianza en el tradicionalismo. No se cambia en los lugares alejados de la Capital Federal. Pasó en Río Negro con el radicalismo tantos años.

Solo la figura fulgurante como Carlos Soria cambio la escena rionegrina. Soria era un hombre avasallante, se metía en los lugares adversos y con su discurso e impronta cambiaba las mentes. Había aprendido mucho de la derrota en 2003 frente a Saiz. Ahora se vendrá el 7 de Abril donde Alberto Weretilnek enfrente al hijo de su ex compañero de formula. En esencia pensamientos, hay que tomar en cuenta que Río Negro es una provincia patagónica aún más que su colindante Neuquén

Comments

No comments yet. Why don’t you start the discussion?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.