Como rara palabra. Pero existe. Se vive todos los días. Diariamente. Continuamente. El hambre mata más que el covid. Más que el ebola. Pero el hambre es de los pobres. No importa. Los datos que se muestran son otros. Una realidad difusa. Creíble o increíble. Rara. Viciada de mentiras. Cotidianas. Los pobres. Los que menos tienen. Están ahí siempre. Estratificados. Nada dicen. No pueden. No los dejan. No deben. Desigualdad en un mundo tecnológico. Ilógico. Mezquino. Altivo. Soberbio. Distintivo. Excluyente. Somos como somos. Lo que somos. Una realidad irreal. Infectada. Mal gobernada. Los que tienen el poder ríen. Ven a los que sufren. Hablan y dicen. Lo mismo siempre. Entonces la brecha se agranda. Se fagocita más voluntades. Total la rueda repitente engendrará más. De esos que irán a las veredas. A la basura. A las carencias. No se detiene. Duele. Pesa. Agónicamente.

No alcanza el sueldo. Inflación. Subsidios. Remedios que no curan. Promesas. Caras como de cera. Inexpresivas. Se expresan. Pregonan. Profesan cual profetas. Escriben. Falsos escribas. Pero la desigualdad existe. Muere y renace. Con cada rayo de sol. Cada día. Dice Gramsci “soy partisano y vivo, siento en la conciencia viril de los míos el latir de la ciudad futura que están construyendo. Y en ella la cadena social no pesa sobre unos pocos, en ella nada sucede, nada se debe al azar, a la fatalidad, sino a la obra inteligente de los ciudadanos”

Me vuelvo un poco comunista con cada lectura si profundizo en los textos. Aunque veo que algunos ideales jamás se alcanzaron. Sobran los ejemplos más acá repiqueteo regresando al comienzo:

Desigualdad. Como rara palabra. Pero existe. Se vive todos los días. Diariamente. Continuamente. El hambre mata más que el covid. Más que el ebola. Pero el hambre es de los pobres. No importa. Los datos que se muestran son otros. Una realidad difusa. Creíble o increíble. Rara. Viciada de mentiras. Cotidianas. Los pobres. Los que menos tienen. Están ahí siempre. Estratificados. Nada dicen. No pueden. No los dejan. No deben. Desigualdad en un mundo tecnológico. Ilógico. Mezquino. Altivo. Soberbio. Distintivo. Excluyente. Somos como somos. Lo que somos. Una realidad irreal infectada. Mal gobernada. Los que tienen el poder ríen. Ven a los que sufren. Hablan y dicen. Lo mismo siempre.