En estos días se hacen balances. Algunos son mas acotados que otros. Para el caso da lo mismo. Entonces nace la pregunta la que por lo menos me hago permanentemente. Será digno lo que estoy haciendo?.

Quizá si o tal vez no, siempre da vueltas la duda asimismo es la que me permite volver a tomar aire para el impulso. De que serviría decir que se hacer todo o que se todo. Ese es el error. La motivación está en seguir aprendiendo siempre. En no detenerse nunca. En dar el paso que luego se podrá corregir o mejorar.

El periodismo tiene idas y venidas. Pero siempre será necesario. No para menciones en las redes sociales o para fotos. Sino para decir lo que sucede. Para contar lo que pasa. Habrá quienes desarrollan la profesión mejor que otros. Quisiera sumar y adherir mi idea a los que trabajan en silencio. Aquellos que sin buscar demasiada pompa o vanagloria día tras día se dan a la tarea de mostrar la realidad.