Horno de ladrillos…»Memorias del pisadero»

Y fue una foto la que me trajo el recuerdo. Uno solo o varios pero de esos que no borra el tiempo. Ahora que veo y me veo siendo «un pebete»  parado 2 de la tarde en verano frente al pisadero, horno de González, tamariscos como cerrando el perímetro, lagartijas, yuyos y barro, la esperanza en la alpargata bigotuda, pisoteada, olvidada hace más calor, agua en una botella húmeda revestida con arpillera. Una carretilla de madera, sacala vos si podés de adentro y traela hasta la mesa, cortar… cortador, por cada ladrillo una vez te agachás y te levantás si los buenos pasan los mil, multiplicá por dos el movimiento. Los dedos se hinchan y se lastiman se infectan al principio, luego no, que va!!! no sangran no duelen se curten parecen como que fueran de cemento…

Más calor 14,30 ahora arranca el tractor y da vueltas  con la rueda, una y mil la cuenta se pierde pero  el chofer no se marea  parece un muñeco, viejo, sucio candidato para cualquier basurero pero se ríe y fuma «un Armando…» a veces chifla… hace eso…

Baquetear, arte de apilar el ladrillo oreado, endurecido aún algo húmedo…, que la pila quede derecha asi los termina entre sus hendijas de secar el viento, también algo te tiran por eso o nada, pero hay que hacerlo porque se necesita la cancha, metele porque pidieron 20.000 ladrillones para un “chalé” de uno de la rural no se quién es decían que tiene campo y guita, vacas «a rolete», como tres camionetas pero hace poco se le murió su mujer… no se si será feliz… pienso, mucho no… que se yo… dale laburá que viene Ernesto…

Un poco el horno es ésto, laburo fiero y por tanto, no te movés no cobrás, jodete, si llueve también jodete, fijate que hacés pero si da para cortar metele, a las 5 por ahí un parate “mientras descansan muchachos carguen el camión grito el patrón…” se ríe no se si es en joda o en serio …, pero arranca la charla, sentado frente a mi Zuazo un chileno, mi viejo, Pocho, y “Almendra” mate no, vino fresco, que mate!!!… opiniones de «fulbo», de política, de sueños pero los sueños del ladrillero al menos del que corta son visiones como a años luz por lo lejos …

Habrá que arrancar, armar la hornalla, luego quemar, y ahí habrá asado como premio o no y a veces pasa y aunque sea tradición algunos optan por el “pijoteo” pero sino no importa algo se tira a la parrilla, «achura», lo que sea y algo para la garganta más que para masticar, que sea liquido de caja, de damajuana, de botella “como venga”. Como a las 6 de la mañana los ladrillos tienen un color entre naranja y rojizo, no sirven todos, «…algunos están quemados como el oje…” dice una voz ronca entabacada y alcoholizada pero siempre es así o casi siempre.

Se irán esos rectángulos para hacer casas, departamentos, la obra que el comprador prefiera y vivirá gente que será feliz o no como saberlo y el sábado con suerte cobramos o algo nos tiran, nos vamos el lunes volvemos o no pero si no hay nada mejor seguro que arrancás de nuevo, y vuelve cargar el carro más tierra negra dos paladas de punta hacia abajo pero acá en ésta zona viene rápido el agua y el salitre y  queda el pozo para siempre…

Horno de ladrillos, cortadores, humo de hornalla, bicicletas apoyadas como vencidas despintadas atacadas por el óxido pero de veras, infladores, la de atrás floja por las rosetas…,  una radio vieja colgada en una rama canta una cumbia “picante”, entrevero de barro, viruta y agua, materiales de la tierra que se mezclan para un solo fin, nacerán ladrillos nuevos, más esperanzas de futuro en las construcciones o en los proyectos de los arquitectos, pero acá no hay demasiado para soñar más que llegue el sábado y te paguen todo, que tampoco es tanto pero “…algo es algo, peor es cabecear cascotes…» me dice como gran filósofo “Almendra” sino te gusta la escuela pibe tenés que confórmate con esto.

2 pensamientos en “Horno de ladrillos…»Memorias del pisadero»

  1. Hay que hacer historia, desde la vos de los de la tierra.
    Quizas amariamos la mano de obra y cualquier tipo de suelo que sea parte de la patria.

  2. Hay que hacer historia, desde la vos de los de la tierra.
    Quizas amariamos la mano de obra y cualquier tipo de suelo que sea parte de la patria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.